viernes, 21 de octubre de 2016

Poemas de "Francisco de Quevedo"

Resultado de imagen para francisco de quevedo
Hola criaturitas de internet!, tenia ya un tiempo sin publicar poesía en el blog; esta semana he estado leyendo un libro maravilloso que me ha hecho reencontrarme con mucha poesía que había dejado olvidada, y como dice el escritor Domenico Cieri "la poesía no tiene tiempo, el que la lee la rescata, la hace presente y luego la regresa a su eternidad" vengo a rescatar y a hacer presentes algunos de los poemas de Francisco Quevedo  Villegas, espero los disfruten.


Halla en la causa de su amor todos los bienes

Después que te conocí, 
Todas las cosas me sobran: 
El Sol para tener día, 
Abril para tener rosas. 

Por mi bien pueden tomar 
Otro oficio las Auroras, 
Que yo conozco una luz 
Que sabe amanecer sombras. 

Bien puede buscar la noche 
Quien sus Estrellas conozca, 
Que para mi Astrología 
Ya son oscuras y pocas. 

Gaste el Oriente sus minas 
Con quien avaro las rompa, 
Que yo enriquezco la vista 
Con más oro a menos costa. 

Bien puede la Margarita 
Guardar sus perlas en conchas, 
Que Búzano de una Risa 
Las pesco yo en una boca. 

Contra el Tiempo y la Fortuna 
Ya tengo una inhibitoria: 
Ni ella me puede hacer triste, 
Ni él puede mudarme un hora. 

El oficio le ha vacado 
A la Muerte tu persona: 
A sí misma se padece, 
Sola en ti viven sus obras. 

Ya no importunan mis ruegos 
A los cielos por la gloria, 
Que mi bienaventuranza 
Tiene jornada más corta. 

La sacrosanta Mentira 
Que tantas Almas adoran, 
Busque en Portugal vasallos, 
En Chipre busque Coronas. 

Predicaré de manera 
Tu belleza por Europa, 
Que no haya Herejes de Gracias, 
Y que adoren en ti sola.


A Dafne huyendo de Apolo.

Tras vos un Alquimista va corriendo, 
Dafne, que llaman Sol ¿y vos, tan cruda? 
Vos os volvéis murciégalo sin duda, 
Pues vais del Sol y de la luz huyendo. 

Él os quiere gozar a lo que entiendo 
Si os coge en esta selva tosca y ruda, 
Su aljaba suena, está su bolsa muda, 
El perro, pues no ladra, está muriendo. 

Buhonero de signos y Planetas, 
Viene haciendo ademanes y figuras 
Cargado de bochornos y Cometas.

Esto la dije, y en cortezas duras 
De Laurel se ingirió contra sus tretas, 
Y en escabeche el Sol se quedó a oscuras.


Muestra el error de lo que se desea
y el acierto en no alcanzar felicidades

Si me hubieran los miedos sucedido
como me sucedieron los deseos,
los que son llantos hoy fueran trofeos:
mirad el ciego error en que he vivido!

Con mis aumentos propios me he perdido;
las ganancias me fueron devaneos;
consulté a la Fortuna mis empleos,
y en ellos adquirí pena y gemido.

Perdí, con el desprecio y la pobreza,
la paz y el ocio; el sueño, amedrentado,
se fue en esclavitud de la riqueza.

Quedé en poder del oro y del cuidado,
sin ver cuán liberal Naturaleza
da lo que basta al seso no turbado.


DEFINIENDO EL AMOR

Es hielo abrasador, es fuego helado,
es herida, que duele y no se siente,
es un soñado bien, un mal presente,
es un breve descanso muy cansado.

Es un descuido, que nos da cuidado,
un cobarde, con nombre de valiente,
un andar solitario entre la gente,
un amar solamente ser amado.

Es una libertad encarcelada,
que dura hasta el postrero paroxismo,
enfermedad que crece si es curada.

Éste es el niño Amor, éste es tu abismo:
mirad cuál amistad tendrá con nada,
el que en todo es contrario de sí mismo.





Mariangel.








Publicar un comentario